Un enorme alud se come el C1 en el Nanga Parbat